Su verdadera pasión por el dibujo surgió cuando asistía a la escuela primaria; armado con bolígrafos y papel, comenzó a dibujar sus dibujos animados y personajes de cómic favoritos: Spider-Man, Steel Jeeg y Mazinger. En esos años se inspiró en el artista de cómics Gil Kane. A principios de los años 80 descubró lápices de colores, aunque inmediatamente sintió la necesidad de una técnica que me permita colorear y sombrear áreas y fondos grandes y uniformes, sin la textura granular. Sin embargo, gracias a los lápices de colores, cuando tenía 11 años ganó una computadora zx81, al participar en un concurso de televisión con una caricatura de Gaetano Scirea (un famoso jugador de fútbol italiano) cuando Roberto Bettega anunciando al ganador dijo:

Marcello Barenghi, nacido en 1969 en Milán en un entorno estimulante: a mi padre le encantaba dibujar, pintar, modelar con arcilla. 

Su verdadera pasión por el dibujo surgió cuando asistía a la escuela primaria; armado con bolígrafos y papel, comenzó a dibujar sus dibujos animados y personajes de cómic favoritos: Spider-Man, Steel Jeeg y Mazinger. En esos años se inspiró en el artista de cómics Gil Kane. A principios de los años 80 descubró lápices de colores, aunque inmediatamente sintió la necesidad de una técnica que me permita colorear y sombrear áreas y fondos grandes y uniformes, sin la textura granular. Sin embargo, gracias a los lápices de colores, cuando tenía 11 años ganó una computadora zx81, al participar en un concurso de televisión con una caricatura de Gaetano Scirea (un famoso jugador de fútbol italiano) cuando Roberto Bettega anunciando al ganador dijo: “el primer premio va al señor Marcello Barenghi “. Mi madre por teléfono trató de explicarle que yo era solo un niño, pero él no le creyó.

También participé en dos concursos de dibujo con un tema religioso, recibiendo dos menciones honoríficas del entonces Arzobispo Carlo Maria Martini.
A mediados de los años 80, asistí a la Escuela de Arte “Boccioni” en Milán, donde comencé con copias de la vida, usando carbón y lápiz, y aprendí las técnicas de temple, acuarela y modelado 3D con arcilla.

Luciano Formica, gran restaurador de arte, fue mi maestro de Artes Plásticas. Lo recuerdo con admiración y afecto; Inmediatamente después de la graduación, antes de decidir continuar estudiando, trabajé en su estudio por un tiempo, restaurando un mosaico romano y parte del circo romano en Milán.

En esos años (1985) encontré la solución a mis problemas técnicos: el aerógrafo. Fui a comprarlo al otro lado de la ciudad, trayendo a casa un compresor pesado. Gracias a la pistola pude mejorar el efecto de mis dibujos a lápiz. En esos años me fascinó el trabajo de Derek Riggs para Iron Maiden, trabajé duro en el personaje de Eddie y en mi camino para representarlo, mejorando enormemente mi técnica.
Después de la secundaria, me inscribí en la Escuela de Ilustración “Arte e Messaggio” en Milán, en el Castillo Sforzesco, donde mi maestra Anna Montecroci fue sin duda mi punto de referencia. Ella fue la primera en hablar sobre mi estilo personal de hiperrealismo y me aconsejó que me fuera a Estados Unidos o Francia. A principios de los 90 me inspiré en el trabajo de algunos grandes diseñadores: Hajime Sorayama con su robot cromado, Tanino Liberatore, con sus magníficos Ranxerox, Richard Corben, Eleuteri Serpieri con su Druna y Simon Bisley. Son muy diferentes, pero todos son geniales: técnicos, de visión o ambos.
A mediados de los 90, la crisis y los gráficos por computadora parecen marcar el final de la ilustración tradicional, así que decidí dejar de dibujar y seguí estudiando, graduándome en Arquitectura y aprobando el examen profesional italiano en la Universidad Politécnica de Milán. 

Marcello Barenghi en Amazon

Obra de Marcello Barenghi

Últimas noticias y novedades del Arte y la Cultura. Pintura, escultura, danza, teatro, arte contemporáneo en GalleryBarcelona.com. Revista de Arte