Marclay nació en 1955, en Buffalo (Estados Unidos de América) y creció en Suiza, donde asistió a la Ecole Supérieure d’Art Visuel en Ginebra y luego continuó su educación en el Massachusetts College of Art and Cooper Union en Nueva York.

Marclay nació en 1955, en Buffalo (Estados Unidos de América) y creció en Suiza, donde asistió a la Ecole Supérieure d’Art Visuel en Ginebra y luego continuó su educación en el Massachusetts College of Art and Cooper Union en Nueva York.

Durante sus días de estudiante, elmovimiento neo-dada y arte visual. Algunos de los artistas que lo inspiraron son Joseph Beuys y Yoko Ono, y su viaje al arte visual y sonoro fue conceptual y filosófico desde el principio. El aspecto social fue muy importante y todavía lo es para este artista, ya que tiende a usar material accesible y muchos discos usados ​​que compra en tiendas de segunda mano. Ingenioso e imaginativo, Christian Marclay tuvo la idea de usar un sonido de LP mezclado, tocado de forma repetitiva como reemplazo de un batería que nunca logró reclutar para su banda. En sus instalaciones de video, Christian Marclay combina collages, tanto visuales como auditivos, portadas de discos usados, ilustración y grabaciones. El sonido es la esencia de su producción creativa, ha pasado casi la mitad de su vida tocando en bandas, mezclando, experimentando y desarrollando formas innovadoras para transformar el tono. Siendo un poco rebelde de corazón, nunca sigue las instrucciones, por lo que reproduce discos desde el medio, cambia el principio y el final, rompe la armonía y saca el ruido. Incluso sus palabras onomatopéyicas son ruidosas. A algunos les gusta splash, whoosh, swish, slutch, whupp rompen el proceso de traducción y en el camino de lo auditivo a lo visual al significado , el ruido empeora o mejora, y todo se funde en el desorden y el compuesto de datos sensoriales.

Christian Marclay juega con la percepción y la experiencia humana de las sensaciones. En su trabajo, la música puede ser vista y escuchada. Su extraordinaria habilidad para mezclar diferentes medios y referencias culturales, creando una fusión artística original. Trabaja con sonido, ilustración, fotografía e instalación de video. 

Fue elogiado por su película The Clock, donde extrapola la experiencia del tiempo, cómo se siente y contempla el tiempo en la mente humana. Sincronizó el tiempo en los relojes y los relojes en la pantalla con el tiempo real donde se veía la película y logró dar al público la experiencia visual de una noción tan abstracta como el tiempo. 

Lo que hace Christian Marclay está profundamente influenciado por el deseo de mostrar cómo se puede manipular y cambiar el sistema receptor humano, cómo no tenemos que reaccionar de la misma manera cada vez. La costumbre es que podemos sumergirnos en lo que vemos y oímos y encontrar una forma completamente nueva de disfrutar el arte. 

El ruido no es lo que la mayoría de la gente escucharía y se relajaría, pero es lo que hace que la gente piense diferente. Nuestro vocabulario es muy limitado y las palabras nunca pueden ser pensamientos, y con esto empujando la actitud envolvente, Marclay amplía nuestras capacidades de comprensión. En sus primeros días, en los años 80, hizo los discos reciclados. Series donde la gente podía tocar y ver discos de vinilo rotos y reensamblados que reproducían un sonido nervioso, repetitivo, ruidoso y roto. La colección Body Mix de 1992 presenta diferentes portadas de álbumes cosidas juntas, por lo que Michal Jackson se ha combinado con un cuerpo femenino con una pierna negra y una blanca. La idea surgió de la moda convencional de los amantes de los discos que los coleccionan y no los tocan casi nunca, mientras que Marclay los toca, los destruye, los desempaqueta e incluso mezcla las portadas. Quería mostrar cómo el disco de vinilo es solo un elemento físico, y que es solo un portador del sonido. La música sincera no debe permanecer en la cubierta de cartón porque la música sincera puede cambiar el tiempo y los sentimientos y dejar la impresión auténtica. En su cuarteto de video a partir de 2002, compiló escenas de películas de Hollywood donde los actores tocan instrumentos y hacen música, y creó una experiencia audiovisual de 13 minutos que muestra cómo se ve la música auténtica.

Christian Marclay  “The clock”

Últimas noticias y novedades del Arte y la Cultura. Pintura, escultura, danza, teatro, arte contemporáneo en GalleryBarcelona.com. Revista de Arte