Gustav Klimt nació en Viena, en 1862, en una familia de clase media baja de origen moravo. Su padre, Ernst Klimt, trabajaba como grabador y orfebre, ganando muy poco, y la infancia del artista transcurrió en relativa pobreza. El pintor tendría que mantener a su familia económicamente durante toda su vida.

Gustav Klimt Biografía

Gustav Klimt nació en Viena, en 1862, en una familia de clase media baja de origen moravo. Su padre, Ernst Klimt, trabajaba como grabador y orfebre, ganando muy poco, y la infancia del artista transcurrió en relativa pobreza. El pintor tendría que mantener a su familia económicamente durante toda su vida.

En 1876, Klimt obtuvo una beca para la Escuela de Artes y Oficios de Viena (Kunstgewerbeschule), donde estudió hasta 1883, y recibió formación como pintor de arquitectura. Veneraba al principal pintor de historia de la época, Hans Makart. Klimt aceptó de buena gana los principios de una formación conservadora; sus primeros trabajos pueden clasificarse como académicos. En 1877 su hermano Ernst, que, como su padre, se convertiría en grabador, también se matriculó en la escuela. Los dos hermanos y su amigo Franz Matsch empezaron a trabajar juntos; en 1880 habían recibido numerosos encargos como equipo que llamaron “Compañía de Artistas”, y ayudaron a su maestro a pintar murales en el Kunsthistorisches Museum de Viena.

Después de terminar sus estudios, Klimt abrió un estudio junto con Matsch y Ernst Klimt. El trío se especializó en la decoración de interiores, especialmente en los teatros. Ya en la década de 1880, eran famosos por su habilidad y decoraban teatros por todo el Imperio Austro-Húngaro, y gran parte de su trabajo todavía puede verse allí. En 1885, se les encargó la decoración del retiro campestre de la emperatriz Isabel, la Villa Hermes cerca de Viena (Sueño de una noche de verano). En 1886, se les pidió que decoraran el Burgtheater vienés, reconociéndolos como los principales decoradores de Austria. Las obras que Klimt pintó para este proyecto incluyen el carro de Thespis, los altares de Dionisos y Apolo y el teatro de Taormina, así como escenas del Shakespearean Globe Theater.

Al finalizar la obra en 1888, los pintores recibieron la Cruz de Servicio Dorada (Verdienstkreuz), y Klimt recibió el encargo de pintar el Auditorio del Antiguo Burgtheater, la obra que le llevaría a la cima de su fama. Esta pintura, con su precisión casi fotográfica, es considerada uno de los mayores logros de la pintura naturalista. Como resultado, Klimt fue galardonado con el Premio del Emperador y se convirtió en un retratista de moda, así como en el principal artista de su época. Paradójicamente, fue en este punto, con una fabulosa carrera como pintor clasicista que se desarrollaba ante él, que Klimt comenzó a orientarse hacia los nuevos y radicales estilos del Art Noveau.

En los años siguientes, el trío artístico se desmoronó. Franz Matsch quiso diversificarse en la pintura de retratos, lo que hizo con cierto éxito. Mientras tanto, el cambio de estilo de Gustav Klimt les impedía trabajar juntos en cualquier proyecto. Además, Ernst Klimt murió en 1892, poco después de la muerte de su padre.

Golpeado por esta doble tragedia, Gustav se retiró de la vida pública, centrándose en la experimentación y el estudio de los estilos de arte contemporáneo, así como el arte japonés, chino, egipcio antiguo y micénico. En 1893, comenzó a trabajar en su último encargo público: las pinturas Filosofía, Medicina y Jurisprudencia, para la Universidad de Viena. Los tres se completarían sólo a principios del siglo XX, y serían criticados severamente por su estilo radical y lo que era, según las costumbres de la época, lascivo. Desafortunadamente, las pinturas fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial y sólo quedan reproducciones en blanco y negro.

Filosofía, Medicina y Jurisprudencia

El pintor no era el único que se oponía al sistema artístico austriaco de la época. En 1897, junto con otros cuarenta notables artistas vieneses, renunció a la Academia de Artes y fundó la “Unión de Pintores Austriacos”, más conocida como la Secesión. Klimt fue inmediatamente elegido presidente. Aunque la Unión no tenía objetivos claramente definidos ni apoyo a determinados estilos, estaba en contra del establecimiento clasicista, al que consideraba opresivo.

En 1902, Klimt terminó el Friso de Beethoven para la 14ª exposición de Viena, que pretendía ser una celebración del compositor y que presentaba una escultura monumental y policromada de Max Klinger. El friso fue pintado directamente en las paredes con materiales ligeros. Después de la exposición, la pintura se conservó, aunque no se exhibió hasta 1986.

La fama de Klimt solía traer clientes a su puerta, y podía permitirse ser muy selectivo. Su método de pintura era muy deliberado y meticuloso a veces y requería largas sesiones por parte de sus sujetos. 

Para 1910, Klimt había superado su Estilo Dorado. En 1911, la pintura fue mostrada en la Exposición Internacional de Roma, donde ganó el primer lugar. Sin embargo, el artista no estaba satisfecho con la obra, y en 1912, cambió el fondo de oro a azul.

En 1915 su madre Anna murió. Klimt murió tres años después en Viena el 6 de febrero de 1918, tras sufrir un derrame cerebral y una neumonía. Fue enterrado en el cementerio de Hietzing en Viena. Numerosos cuadros quedaron sin terminar.

La obra de Klimt se distingue a menudo por una elegante decoración de oro o de color, espirales y remolinos, y formas fálicas utilizadas para ocultar las posiciones más eróticas de los dibujos en los que se basan muchas de sus pinturas. Esto puede verse en Judith y la cabeza de Holofernes (1901), y en El beso (1907-1908), y especialmente en Danaë (1907). Uno de los temas más comunes que Klimt utilizó fue el de la mujer dominante, la femme fatale.

Los historiadores de arte señalan una gama ecléctica de influencias que contribuyen al estilo distintivo de Klimt, incluyendo inspiraciones egipcias, minoicas, griegas clásicas y bizantinas. Klimt también se inspiró en los grabados de Alberto Durero, en la pintura europea de finales de la Edad Media y en la escuela japonesa Rimpa. Sus obras maduras se caracterizan por el rechazo de los estilos naturalistas anteriores y utilizan símbolos o elementos simbólicos para transmitir ideas psicológicas y hacer hincapié en la “libertad” del arte de la cultura tradicional.

Gustav Klimt obras

Últimas noticias y novedades del Arte y la Cultura. Pintura, escultura, danza, teatro, arte contemporáneo en GalleryBarcelona.com. Revista de Arte