Mary Stevenson Cassatt (22 de mayo de 1844 - 14 de junio de 1926) fue una pintora y grabadora estadounidense. Vivió gran parte de su vida adulta en Francia, donde se hizo amiga de Edgar Degas y expuso con los impresionistas.

¿ Quién fue Mary Cassat ?

Mary Stevenson Cassatt (22 de mayo de 1844 – 14 de junio de 1926) fue una pintora y grabadora estadounidense. Vivió gran parte de su vida en Francia, donde se hizo amiga de Edgar Degas y expuso con los impresionistas.

Cassatt nació en Allegheny City, Pennsylvania. Nació en circunstancias favorables: su padre, Robert Simpson Cassat (más tarde Cassatt), fue un exitoso corredor de bolsa y especulador de tierras, y su madre, Katherine Kelso Johnston, provenía de una familia de banqueros. 

Cassatt creció en un entorno que consideraba los viajes como parte integral de la educación; pasó cinco años en Europa y visitó muchas de las capitales, incluidas Londres, París y Berlín

Aunque su familia se opuso a que se convirtiera en artista profesional, Cassatt comenzó a estudiar pintura en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania en Filadelfia, Pensilvania, a los quince años, y continuó sus estudios durante los años de la Guerra Civil estadounidense. Impaciente con el lento ritmo de la instrucción y la actitud condescendiente de los estudiantes y profesores, decidió estudiar sola a los antiguos maestros. Más tarde dijo: “No había enseñanza” en la Academia. Las alumnas no podían usar modelos en vivo y la capacitación principal se basaba principalmente en moldes.

Cassatt acaba los estudios y en 1866, se mudó a París, con su madre. Como las mujeres aún no podían asistir a la Ecole des Beaux-Arts, solicitó estudiar en privado con maestros de la escuela. Fue aceptada para estudiar con Jean-Leon Gerome, un maestro de gran prestigio conocido por su técnica hiperrealista y su representación de temas exóticos. Cassatt aumentó su formación artística con copias diarias en el Louvre (obtuvo el permiso requerido, que era necesario para controlar a los “copistas”, generalmente mujeres con salarios bajos, que diariamente llenaban el museo para pintar copias para la venta). El museo también sirvió como un lugar de encuentro social para estudiantes francesas y estadounidenses, a quienes, como Cassatt, no se les permitía asistir a cafés donde socializaban las vanguardias.

A finales de 1866, se unió a una clase de pintura impartida por Charles Joshua Chaplin, pintor y grabador francés academicista. En 1868, Cassatt también estudió con el artista Thomas Couture, cuyos temas eran principalmente románticos y urbanos. En 1868, una de sus pinturas, The Mandolin Player, fue aceptada por primera vez por el jurado de selección para el Salón de París. Es una de las dos únicas pinturas de la primera década de su carrera que se pueden documentar hoy. La escena artística francesa estaba en un proceso de cambio, ya que artistas radicales como Courbet y Manet intentaron separarse de la tradición académica aceptada y los impresionistas estaban en sus años de formación. Cassatt, continuaría trabajando de la manera tradicional, presentando trabajos al Salón durante 10 años más, antes de entrar en contacto con los impresionistas.

Regresó a los Estados Unidos a fines del verano de 1870, cuando comenzó la Guerra Franco-Prusiana. Su padre continuó resistiéndose a su vocación elegida, y pagó por sus necesidades básicas, pero no por sus suministros de arte. 

Expuso dos de sus pinturas en una galería de Nueva York y encontró muchos admiradores pero no compradores. También estaba consternada por la falta de pinturas para estudiar mientras se hospedaba en su residencia de verano. Cassatt incluso consideró abandonar el arte, ya que estaba decidida a ganarse la vida de forma independiente. Ella escribió en una carta de julio de 1871: “He renunciado a mi estudio y he roto el retrato de mi padre, y no he tocado un pincel durante seis semanas ni lo volveré a hacer hasta que vea alguna posibilidad de volver a Europa. Estoy muy ansiosa por salir al oeste el próximo otoño y conseguir un empleo. Su trabajo atrajo la atención del arzobispo de Pittsburgh, quien le encargó pintar dos copias de pinturas de Correggio en Parma, Italia, adelantándole el dinero suficiente para cubrir sus gastos de viaje y parte de su estancia.

Después de completar el encargo del arzobispo, Cassatt viajó a Madrid y Sevilla, donde pintó obras de temas españoles, incluida “la bailarina española con una mantilla de encaje” (1873, en el Museo Nacional de Arte Americano, Institución Smithsonian). En 1874, tomó la decisión de establecerse en Francia. Cassatt veía como las obras de artistas femeninas a menudo se descartaban a menos que la artista tuviera un amigo o protector en el jurado, y Cassat, estaba totalmente en contra de este funcionamiento. Su cinismo creció cuando una de las dos imágenes que presentó en 1875 fue rechazada por el jurado, solo para ser aceptada al año siguiente después de que oscureció el fondo.

Mary Cassat y Edgar Degas

Cassatt decidió que necesitaba alejarse de las pinturas de género y dedicarse a temas más de moda, para atraer encargos de retratos aunque ese intento fue poco fructífero al principio. En 1877, sus obras en el Salón de París fueron rechazadas y por primera vez en siete años, no tenía obras en el Salón.

Fue entonces cuando Edgar Degas la invitó a que presentase sus obras junto con los impresionistas, un grupo que había comenzado su propia serie de exposiciones independientes en 1874 con mucha notoriedad. Los impresionistas (también conocidos como los “Independientes” o “Intransigentes”) no tenían un manifiesto formal y variaban considerablemente en el tema y la técnica. Solían preferir la pintura al aire libre y la aplicación de colores vibrantes en trazos separados con poca premezcla, lo que permite que el ojo combine los resultados de una manera “impresionista”. Los impresionistas habían estado recibiendo la ira de los críticos durante varios años.

Cassatt admiraba a Degas, cuyos pasteles le habían impresionado mucho cuando los encontró en la ventana de un comerciante de arte en 1875. “Solía ​​ir y aplanar la nariz contra esa ventana y absorber todo lo que podía de su arte”, recordó más tarde. Ella aceptó la invitación de Degas  y comenzó a preparar pinturas para el próxima exposición, que finalmente fue el 10 de abril de 1879. Se sintió cómoda con los impresionistas y se unió a su causa.

La exposición impresionista de 1879 fue fue todo un éxito. El éxito se produjo a pesar de la ausencia de Renoir, Sisley, Manet y Cezanne, que intentaban una vez más obtener el reconocimiento en el Salón

Expuso en las Exposiciones impresionistas que siguieron en 1880 y 1881, y siguió siendo miembro activo del círculo impresionista hasta 1886.  Después de 1886, Cassatt ya no se identificó con ningún movimiento de arte y experimentó con una variedad de técnicas alejándose del impresionismo hacia un enfoque más simple y directo. 

Obras de Mary Cassat

Últimas noticias y novedades del Arte y la Cultura. Pintura, escultura, danza, teatro, arte contemporáneo en GalleryBarcelona.com. Revista de Arte